.

.
.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Granada, Granada, Spain
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?
Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Comparte esto.♥

Compartir
"En la vida es imposible sufrir, pero el hecho de arriesgarse por la persona a la que amas, hace que el dolor, merezca la pena."

viernes, 1 de junio de 2012

Capítulo 15: Una mala noche.




Cerré la boca antes de que la mandíbula se me rebotase contra el suelo.Observaba a mi hermana de arriba a abajo.No me podía creer que estuviese aquí.Ni siquiera la recuerdo porque me borró la memoria.Pero mis recuerdos iban volviendo al ser vampira mis recuerdos volvían.Mi hermana me borró la memoria a los seis años.¿Porqué estaba aquí de nuevo durante tanto tiempo? Me levanté de la silla y le abracé.Ella ni siquiera me correspondió el abrazo.
-¿Porqué no me correspondes el abrazo,Rebecca?-Le pregunté sin entender lo que pasaba.Tal vez mi abuelo y mi madre tenían razón.No ha venido para volver de nuevo.Sino por algo que tiene tramado.Sin responderme ella a la pregunta,dejé de abrazarla.
-Vaya, vaya, vaya.-Comenzó a hablar ella-Mirate,que grande estás ya.Y bastante guapa,te pareces a mí.
Mientras me decía esas palabras mi rostro estaba deprimido.Me sentó muy mal que no me abrazase.Estaba resultando ser una grosera.No me la imaginaba de tal actitud.Pensé que me recibiría con los brazos abiertos pero veo que no.
-No has venido para volver, ¿verdad?
-Por supuesto que no.¿En serio creíais que volvería con vosotros?-dijo echándose a reír mientras se sentaba en una de las sillas de la barra.
-No te haces la idea de lo mucho que te he echado de menos y hoy al verte ni siquiera tenía palabras, estaba feliz ¿y tu me lo pagas de esta forma? ¿Qué coño te he hecho para que me trates así de esta manera?-Le dije enfadada.
-No me hables a si o montaré una escenita aquí mismo.Y ya sabes a que escena me refiero.-dijo amenazándome.-¿Crees que me importa que me hayas echado de menos? que te quede claro que no.
Mis ojos empezaron a ponerse llorosos pero me contuve las lágrimas para no quedar imbécil.Era mi hermana, ¿cómo no pudo extrañarme ni un poquito...?
-Oh, ¿te me vas a poner a llorar?-dijo riéndose.-Eres patética.
-No mereces ni siquiera una lágrima mía pero si lloro es porque a pesar de todo eres mi hermana y serás siempre mi hermana.La patética aquí eres tú,que te marchaste sin motivo alguno y dejaste a la familia sin dar explicaciones.¿Sabes la de veces que mamá y papá te han buscado por toda la ciudad?-Le dije con los ojos llorosos y enfadada-Sé lo que eres y con las intenciones que vienes.El abuelo tenía razón, eres peor que el veneno, el fuego y todo lo malo que hay en este mundo.No te quiero ver cerca mía, nunca más.Vuelve por donde has venido y dejame en paz.
-Hum...Interesante.-Me dijo con una sonrisa.-Pero,cariño,tus insultos no me afectan en absoluto.-Se levanto de la silla y acercó sus labios a mi oído y me susurro;-Si me marché fue por un simple motivo.Ve acostumbrándote a verme, querida.
-Vete al infierno.-Le dije bastante enfadada.
-Yo también me alegro de verte.-Me dijo Rebecca irónicamente.
Se dirigió a la puerta y se fue.Me dirigí al baño y me encerré en una de las puerta.
-¡Hija de puta!-Grité mientras daba puñetazos a la pared.-¡Eres mi hermana como no puedes tener sentimientos hacia a mi! ¡Maldita hija de puta!
Emily escuchó golpes que venían del los servicios.Se dirigió a los baños y tocó a una de las puerta.
-¿Amy,eres tú?-Me preguntó.
Emily escuchó mi respiración bastante agitada.Pasaron segundos y empecé a llorar.
-Amy, por favor, ábreme la puerta.-Me dijo bastante preocupada.
Le abrí la puerta mientras que yo estaba tirada en el suelo y con las manos en la cabeza.Ella se agachó al lado mía.
-¿Qué te pasa, Amy?-Me preguntó preocupada-¿Ha tenido que ver con esa mujer que ha entrado en el bar?
-Sí...Es mi hermana...-Le dije entre lágrimas.-Ella me borró la memoria cuando tan solo tenía unos seis años y al verla hoy me han venido todos los recuerdos de golpe.Ni siquiera me ha echado de menos, ni siquiera le importo...
-¿Ella también es vampira,verdad?
-Sí, lo es.Yo sé que ella en realidad no es así, ella tiene sentimientos solo que no quiere sentir.Prefiere ser odiada.No me pienso rendir asta llegar en el día en que vuelva a ser como antes.Una parte de ella no es así...
Emily me abrazó mientras me consolaba.
-Si te vuelve a molestar le digo a Jared que haga algo.Tiene armas contra vampiros.Incluso en el sótano hay una habitación para encerrar a vampiros.Es una habitación donde si los vampiros entran una vez no pueden salir a no ser que tu les dejes.
-No quiero matarla, quiero que vuelva a ser como antes, pero aun así, eso me sirve para algún día.Gracias por todo, Emily.
Me levanté del suelo me sequé las lágrimas y ambas nos volvimos al bar a trabajar.


Rebecca Smart vivía en una de esas casas grandes, lujosas, que a cualquiera le gustaría tener.Su casa era realmente preciosa, tenía una cristalera que rodeaba todo el salón.Sus cristales eran especiales, no dejaba pasar los rayos solares del sol,  ya que era vampira.Su casa estaba un poco lejos de donde yo vivía.Rebecca tenía un mayordomo que le hacía la comida y mantenía el bien estar de la casa.Sé que Rebecca no es así.Si se comporta de tal modo es porque debe de haber sufrido mucho al estar alejada de mis padres, de mi y sola.Si Rebecca se fue tan solo cuando yo era un cría, sería por algún motivo.Ella no se marcharía así como así sin dar explicaciones del porqué se marchó.

-Hola, Hector.-Le saludó Rebecca al anciano, mayordomo.
-Buenas noches señorita Rebecca.-Se inclinó saludándole.-¿desea algo para cenar o beber?
-Sí, por favor, lo de siempre.-Le sonrió Rebecca.
Rebecca siempre le pedía sangre en un vaso,sangre humana.
-Ahora mismo se lo traigo.-Sonrió el anciano.
Rebecca se sentó en el sofá mirando la chimenea y algo pensativa.
-¿Ha tenido una mala noche?-Le dijo el anciano dándole el vaso con sangre.
-No, es solo que...
-Ha visto a su hermana, ¿no?-Le sonrió el anciano.
-Así es.-Cogió el vaso y le dio un trago.
-Estaré en la cocina por si me necesita.-Se inclinó y se retiró.
Rebecca sacó el móvil de su bolsillo y llamó al bar donde yo trabajaba.
-¿Hola?-contestó Jared.
-Hola, ¿trabaja aquí Amy Smart?
-Sí,¿Le digo que se ponga?
-Sí, por favor.
-¿Si?-contesté.
-Hola, Amy.
-¿Tú otra vez? ¿Qué quieres ahora?-Le dije aún cabreada.
-Quiero que mañana te pases por mi casa, tenemos que hablar.Un coche negro se parará en frente de tu casa, si te pregunta alguien no le digas a donde vas o te rajaré la garganta.
-¡Ni hablar no pienso...!-Le dije mientras ella me colgaba el teléfono.-No pienso ir.
Cuando terminé de trabajar salí del bar y me dirigí a casa.Saqué mi móvil del bolsillo y marqué el número de Óskar.
-Hola, cariño.-Me dijo Óskar.
-¿A que no sabes qué? He visto a mi hermana, Rebecca.
-¿¡En serio?!-Se sorprendió.
Sí, lo peor de todo es que es una hija de puta.Ni siquiera al verme me ha recibido bien, he ido a abrazarla y no me ha correspondido el abrazo.Me ha sentado mal, encima me odia.
-Cojones, eso si que es un buen recibimiento al ver a una hermana que no la ves desde que eras una cría.-dijo irónicamente.
-Me ha dicho que mañana me recogerá un coche negro en frente de mi casa.Según ella tenemos que hablar.Qué graciosa, se pensará que me voy a montar en ese coche.-Me reí.
-Si te hace algo avisame, ¿eh? No me fío yo mucho de tu hermana.Y más si viene de malas.
-Yo tampoco me fío ni un pelo de ella, pero no creo que vaya a matarme, yo sé que en realidad le importo.Solo que no quiere demostrarlo.
-Tal vez sea eso.Hablamos mañana.
-Vale, te quiero.
-Y yo, guapa.
Guarde mi móvil y seguí caminando hacia mi casa.Pasé enfrente de un Pub rockeroy había dos chicos afuera, fumándose un cigarro y empezaron a silvarme .Me giré, los miré y seguí mi camino.Tenían pintas de imbéciles.Los típicos chicos cabrones que se acuestan con una tía y al día siguiente no se acuerda de ella, ni de su nombre.Pero ellos me siguieron y venían detrás mía.
-¿Qué hace una chica como tú por aquí?-Me preguntó uno de ellos.
El chaval era moreno de pelo largo asta los hombros, alto, y llevaba una camiseta de un grupo de música,"Rolling stones." Buen gusto para la música tiene, pero me daba mal royo.El otro chaval también era moreno,de pelo corto y una camiseta básica negra y pantalones vaqueros.
-Si quieres puede venirte con nosotros, te vas a divertir.-dijo con una sonrisa.
Seguí caminando y empecé a dar pasos más largos.
-No, gracias, me tengo que ir a casa.
-Venga, chica, en serio, te vas a divertir.Tenemos el coche aquí al lado.
Me daba la sensación que estos tíos no eran buenos.Me estaba empezando a acojonar.Pero si sacaba el móvil seguramente me harían algo.
-¿Te han dicho que eres hermosa? tienes un cuerpazo que lo flipas.¿Qué años tienes,dieciséis,diecisiete?
-Mi casa está justamente aquí al lado.-Le mentí.Intente disimular si me paraba en cualquier portal de una casa se iban a ir.Saqué las llaves intentado disimular que era mi casa.
-Hmm,¿vives aquí? Perfecto, ¿porqué no nos invitas a pasar y nos tomamos algo los tres?
-No, lo siento.
Mis manos empezaron a temblar y mi cuerpo también.No sabía como me iba a librar de ellos.
-Venga, ¿Porqué no entras en casa?
Eché a correr pero el otro tío me agarro de la cintura y me cogió.Quise gritar pero me tapó la boca.Me llevaron a un callejón que había al lado y mientras el otro tío me tenia agarrado el otro empezó a tocarme la cintura.
-¿No quieres pasártelo bien?-Se rió.
-de jame irme por favor.-Le supliqué.
-di me tu nombre, guapa.
-No te lo pienso decir.
-Oh, en ese caso, ¿qué te parece si te pongo yo un nombre? Que te parece este: "Gatita" Sí, me gusta.
El tío empezó a subir las manos asta mi pecho y empezó a acariciarme los pechos.
-¡He dicho que me dejes, joder!-Le pegué una patada en sus partes y el se estremeció en el suelo.
-¡Hija de puta!-Se levantó y me pegó un puñetazo.
Grité y se me saltaron las lágrimas,me salía sangre del labio.
-Ahora te vas a callar, y me vas a obedecer en todo lo que te diga, ¿de acuerdo?
Empezó a bajarse la bragueta del pantalón.Se lo que me iban a hacer.Tenía mucho miedo, estaba temblando y llorando.
-No...por favor...-Empecé a suplicar entre lágrimas.
-¡Cállate, puta!-Me gritó y me rompió la camiseta, viéndose el sujetador.
Quise defenderme utilizando mi fuerza de vampira pero no podía, tenia miedo y el otro tío me tenía agarrada.Me iban a violar allí mismo.
-Verás como te va a gustar, gatita.-Sonrió.
Alguien, por atrás le agarró de la cabeza al tío y se la giró hacia atrás provocándole la muerte.La persona que lo mató llevaba una sudadera negra con capucha no pude verle la cara.
-¡¿Te crees más hombre por pegar e intentar violar a una chica, cabrón?!
Era la voz de Óskar,sé que era él, por su forma de hablar que tanto me gustaba.El otro tío me soltó, acojonado intento echar a correr pero Óskar le agarró y también le giró la cabeza hacia atrás provocandole la muerte.
-¡Oh dios mio, Óskar!-corrí hacia él y le abracé entre lágrimas.
-Por suerte no te han violado.Menos mal, Amy.Joder, tenía que haber venido antes.Sabía que algo te iba a pasar,tenía un mal presentimiento.-Me abrazó acariciándome el pelo.
-Creí...creí que me violarían...no podía defenderme...yo...-dije sin poder apenas hablar.
-ya está, tranquila.Ya pasó, Amy.¿Quieres venir a casa? mis padres han salido fuera.
-Sí, por favor.
Fuimos a su casa.Aún seguía temblando por lo que sucedió, esto me iba a provocar un trauma.Sino hubiese sido por él ya me habrían violado y quién sabe si asesinado.Entremos en casa de Óskar y me llevó a su habitación.Me dio de mientras una camiseta suya porque la mía estaba rota.
-Toma, ponte esto.-Me lo dio.
-Gracias, por todo, Óskar.
-No hay porque darla, Amy.Sabes que siempre me vas a tener ahí.
Me metí en el baño y me cambié la camiseta.
-Me está grande.-Me reí.
-Pues estás sexy igual.-Se rió.
-Oh,que mono eres.
Ambos nos tumbemos en la cama.Necesitaba descansar un poco y más en compañía con él.
-Me imagino lo que habrás pasado.
-Ni lo sabes bien...Ha sido lo peor de toda mi vida.
-¡Malditos tíos! ¡Ojala se pudran en el infierno! ¿como coño un tío le ha podido levantar la mano a una mujer?
-No lo sé, pero cuando me he visto sangrando el labio me ha entrado miedo.Y más cuando se estaba bajando la bragueta...
-Por suerte no te han llegado a violar, pero lo que me jode es que te hayan pegado un puñetazo.
-Tranquilo, ya estoy bien.Aunque aún sigo un poco traumatizada.

1 comentario:

  1. wowww! qué emocionante! te sigo ya iré viendo cuando actualizas, sígueme tu también. Un besito guapa :)

    ResponderEliminar