.

.
.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Granada, Granada, Spain
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?
Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Comparte esto.♥

Compartir
"En la vida es imposible sufrir, pero el hecho de arriesgarse por la persona a la que amas, hace que el dolor, merezca la pena."

viernes, 27 de julio de 2012

Capítulo 17: La verdad.





Mientras el anciano y yo estábamos de camino a casa de mi hermana en coche , me sequé las lágrimas tras las palabras del anciano que dijo sobre mi hermana.Oh, dios...Era justamente lo que necesitaba oír.Sabía perfectamente que ella tenía sentimientos, o los pocos que le quedan.No se si el anciano hacia bien en contarme todo esto, y si yo hacia bien en preguntarle tantas cosas sobre Rebecca.Pero, lo necesitaba tanto...necesitaba saber tantas cosas sobre Rebecca.Preguntas en mi cabeza sin respuesta alguna.Tantas noches comiéndome la mente pensando en ella y en el porqué se marchó.
Si realmente Rebecca tiene tanta maldad como dice mi abuelo, ¿debía confiar en ella?.Me dirijo ahora mismo hacia su casa y ni siquiera sé que decirle.Tenía tantos nervios...es muy duro encontrarte con una hermana de la cual no la has visto desde hace bastante tiempo.¿Porqué me borraría Rebecca la memoria? ¿Porque me la borró a mi y no a mis padres?.
Tantas preguntas que hacerle...
-¿Cómo se llama usted?-Le pregunté al anciano mientras él conducía.
-Me llamo Hector.-Me dijo con una leve sonrisa en su rostro.
Parecía tan confiado en mi.Era agradable hablar con él.Su mirada era dulce y su sonrisa también.
-Un placer.
-Oh, el placer es mio, señorita Amy.
-¿Usted cree que mi hermana seguirá extrañando a la familia...?-Le pregunté.
-Señorita Amy, debería hablarlo con ella, pero le puedo asegurar que tu hermana la sigue queriendo tanto como en el día que nació.-dijo con una pequeña risilla.
-Qué alivio saberlo.-suspiré levemente.-Era justamente lo que necesitaba saber.
Lleguemos a casa de Rebecca.Su casa era realmente hermosa.El anciano se bajo del coche y me abrió la puerta para que saliese educadamente.
-Gracias.-Le dije observando la casa atontadamente.
-Vamos, señorita Amy.-Me dijo con una pequeña risa.
-Oh, sí, lo siento.-Reí.-Me había quedado embobada.
Ambos caminemos hasta la puerta.¡Era gigantesca! en ella al lado había una pequeña cámara que nos seguía cada vez que nos movíamos.Seguramente sería una especie de seguridad o por donde Rebecca nos estaba mirando.
-¡Vaya! ¡La puerta es gigantesca!.-Exclamé sorprendida.
-Sí, lo es.-Rió el anciano.
La puerta se abrió.Y entremos en casa de Rebecca.Estaba muy nerviosa y un poco aterrada por si intentaba atacarme.
Observaba cada detalle embobada de aquella hermosa casa.Había cuadros de ella,salía realmente hermosa.Era tan bonita...quisiera vivir en esa hermosa casa.Nerviosa iba caminando al lado del anciano hasta el salón donde ella se encontraba.Cuando lleguemos la vi sentada en el sofá.
-Señorita Rebecca, aquí está su hermana, Amy.
-Gracias, Hector.Puedes retirarte.-Le dijo Rebecca sonriendo.
-Si me necesita llámame.-dijo el anciano inclinándose.Se retiro del salón y se metió en la cocina.
Miraba a Rebecca seriamente.Ella me sonrió y en la mesa del salón tenía una pequeña botella.Esa botella contenía sangre humana.Ella cogió un vaso y se echó un poco.
-¿Quieres?-Me ofreció.
-No,gracias.-Le respondí de brazos cruzados.
-¡Oh,venga! es solo un poquito.-Se rió.
-He dicho que no, gracias.-Le volví a decir seriamente.
-Como quieras.-Se rió bebiendo un trago de aquella sangre.-No puedes seguir sin alimentarte siquiera.Sabes perfectamente lo que te ocurrirá.