.

.
.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Granada, Granada, Spain
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?
Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Comparte esto.♥

Compartir
"En la vida es imposible sufrir, pero el hecho de arriesgarse por la persona a la que amas, hace que el dolor, merezca la pena."

viernes, 27 de julio de 2012

Capítulo 17: La verdad.





Mientras el anciano y yo estábamos de camino a casa de mi hermana en coche , me sequé las lágrimas tras las palabras del anciano que dijo sobre mi hermana.Oh, dios...Era justamente lo que necesitaba oír.Sabía perfectamente que ella tenía sentimientos, o los pocos que le quedan.No se si el anciano hacia bien en contarme todo esto, y si yo hacia bien en preguntarle tantas cosas sobre Rebecca.Pero, lo necesitaba tanto...necesitaba saber tantas cosas sobre Rebecca.Preguntas en mi cabeza sin respuesta alguna.Tantas noches comiéndome la mente pensando en ella y en el porqué se marchó.
Si realmente Rebecca tiene tanta maldad como dice mi abuelo, ¿debía confiar en ella?.Me dirijo ahora mismo hacia su casa y ni siquiera sé que decirle.Tenía tantos nervios...es muy duro encontrarte con una hermana de la cual no la has visto desde hace bastante tiempo.¿Porqué me borraría Rebecca la memoria? ¿Porque me la borró a mi y no a mis padres?.
Tantas preguntas que hacerle...
-¿Cómo se llama usted?-Le pregunté al anciano mientras él conducía.
-Me llamo Hector.-Me dijo con una leve sonrisa en su rostro.
Parecía tan confiado en mi.Era agradable hablar con él.Su mirada era dulce y su sonrisa también.
-Un placer.
-Oh, el placer es mio, señorita Amy.
-¿Usted cree que mi hermana seguirá extrañando a la familia...?-Le pregunté.
-Señorita Amy, debería hablarlo con ella, pero le puedo asegurar que tu hermana la sigue queriendo tanto como en el día que nació.-dijo con una pequeña risilla.
-Qué alivio saberlo.-suspiré levemente.-Era justamente lo que necesitaba saber.
Lleguemos a casa de Rebecca.Su casa era realmente hermosa.El anciano se bajo del coche y me abrió la puerta para que saliese educadamente.
-Gracias.-Le dije observando la casa atontadamente.
-Vamos, señorita Amy.-Me dijo con una pequeña risa.
-Oh, sí, lo siento.-Reí.-Me había quedado embobada.
Ambos caminemos hasta la puerta.¡Era gigantesca! en ella al lado había una pequeña cámara que nos seguía cada vez que nos movíamos.Seguramente sería una especie de seguridad o por donde Rebecca nos estaba mirando.
-¡Vaya! ¡La puerta es gigantesca!.-Exclamé sorprendida.
-Sí, lo es.-Rió el anciano.
La puerta se abrió.Y entremos en casa de Rebecca.Estaba muy nerviosa y un poco aterrada por si intentaba atacarme.
Observaba cada detalle embobada de aquella hermosa casa.Había cuadros de ella,salía realmente hermosa.Era tan bonita...quisiera vivir en esa hermosa casa.Nerviosa iba caminando al lado del anciano hasta el salón donde ella se encontraba.Cuando lleguemos la vi sentada en el sofá.
-Señorita Rebecca, aquí está su hermana, Amy.
-Gracias, Hector.Puedes retirarte.-Le dijo Rebecca sonriendo.
-Si me necesita llámame.-dijo el anciano inclinándose.Se retiro del salón y se metió en la cocina.
Miraba a Rebecca seriamente.Ella me sonrió y en la mesa del salón tenía una pequeña botella.Esa botella contenía sangre humana.Ella cogió un vaso y se echó un poco.
-¿Quieres?-Me ofreció.
-No,gracias.-Le respondí de brazos cruzados.
-¡Oh,venga! es solo un poquito.-Se rió.
-He dicho que no, gracias.-Le volví a decir seriamente.
-Como quieras.-Se rió bebiendo un trago de aquella sangre.-No puedes seguir sin alimentarte siquiera.Sabes perfectamente lo que te ocurrirá.

-Sí, lo sé.
-Llevas mucho tiempo sin beber un poco de sangre.Si no lo haces saber perfectamente como serán tus días poco a poco.Acabarás sin fuerzas, débil, hasta provocarte la muerte.Tu piel se volverá gris como la piedra y apenas podrás moverte a noser que bebas un buen trago de sangre.Sabes perfectamente que no acabarás nada bien.-Me dijo bebiendo un trago de su vaso.
-No quiero alimentarte ,no quiero beber más sangre.
-¿Odias ser lo que eres? ¿Te odias a ti misma?
-¿Ahora mismo por ser vampira? Sí.
-No deberías.Es lo que eres, y serás para siempre.
-Por desgracia sí.Y todo por tu culpa.
-¿Por mi culpa?-Me preguntó riéndose.
-Aquella noche, en la que estabas en mi habitación manipulando mi mente y mis sueños te hice una pregunta.
-Hmm, ¿Qué pregunta? No la recuerdo.
-No te hagas la idiota, Rebecca...¿Fuiste tú la que enviaste a Erick Sullivan a que me convirtiese en vampira?
-¿Por qué crees que he sido yo?
-Por muchas razones: Ningún vampiro convierte a una chica en vampira por que sí.En ellos se crea un vínculo y ahora él es mi creador.Apareciste justo cuando fui vampira, como tú.Todos estos años no has aparecido, ni has dado señales de que has estado aquí todo este tiempo.Apareciste aquella noche en el bar donde yo trabajo cuando justo ya soy vampira, cuando soy como tú, un monstruo.¿Quieres más razones?
-Vaya, vaya, vaya, tenemos aquí a una chica realmente lista.
-Lo sabía, sabía que fuiste tú.Eres patética...¿Qué consigues con esto? dime, ¿Qué es lo que estás consiguiendo?
-No es que quiera conseguir algo, Amy.Simplemente, ahora eres como yo.Y mamá y papá nunca, repito, nunca me aceptaron por ser así.¿Acaso piensas que te van a aceptar a ti?
Me quedé callada unos segundos sin saber que responderle.Al cabo de varios segundos volví a abrir la boca y le respondí.
-Pero...pero si mamá y papá me dijo que ya me habían aceptado por lo que soy, y que me iban a querer igual.Soy su hija...¿cómo no me van a querer?
-¿Y tú les creíste? Tan incrédula como siempre.
-¡Mientes! ¡No me estoy creyendo cada palabra que me estás diciendo! -Le grité enfadada.-¡Mamá y papá no me mentirían con algo así! ¡Joder, soy su hija, como cojones no me van a aceptar y a querer, ya te perdieron a ti!
-¡Pero me perdieron porque no me aceptaron! ¡¿Es que no lo pillas o qué?!-Me grito ella también enfadada.
-¡Ya te he dicho que no me estoy creyendo nada de lo que me dices!
Rebecca apareció enfrente de mi y me empujo contra la pared agarrándome del cuello muy fuerte y sacó sus colmillos.Asustada por la situación ella comenzó a gritarme.
-¿¡Qué parte del "no te van a aceptar" no entiendes?!
-¿¡Qué parte del "no me creo nada de lo que me dices" no entiendes tú?!-Saqué mis colmillos también bastante enfadada.
-¡Rebecca, suéltala!-Gritó Erick empujando a Rebecca hacia la otra esquina.
-Erick...-Le dije sorprendida.
Erick apenas se muestra, apenas le veo nunca se nada de el ni de donde vive.Aparece cuando realmente estoy en apuros para ayudarme, yo para él soy como su hermanita pequeña que nunca tubo.
-¿Qué pintas tú ahora aquí, Erick? es cosa de hermanas, no deberías meterte en esto, te aviso.
-¿¡Pretendes matar a tu hermana, Rebecca?!-Le gritó Erick enfadado.
-¡Yo no he dicho que quiera matarla!-Le gritó ella.-Tan solo estamos teniendo una conversación, y si me saca de quicio es normal que me altere un poco.No soporto que una criaja comience a chillarme.
-La que se está conportando como una cría aquí eres tú, Rebecca.Tu hermana tan solo ha venido para saber que pasó en el pasado, y tu tan solo te dedicas a gritarle, enfadarte y decirle mentiras.
-Largate de aquí Erick te lo recomiendo.
-¿¡Y si no qué? ¿¡No puedo protegerla?! ¡Te recuerdo que tú me mandaste a que la convirtiese en vampira!
-¡Por favor, ya basta!.-Grité yo bastante preocupada por la situación.
-Erick no me enfades, soy más fuerte que tú, tengo más años, no me hagas cabrear, cielo.
-¡Pues comportate como una verdadera mujer que eres y dile la verdad a tu hermana que está sufriendo por tu culpa! ¡dísela, joder, dísela!
Erick estaba bastante alterado.Tenía miedo por ellos dos.Tantas voces, gritos, enfados...No podía más, ya tenía suficiente, no fue buena idea venir aquí.Sabía que iba a pasar algo malo en cualquier momento por como estaba la situación.Estaban los dos bastante alterados y yo bastante asustada.Erick no dejaba de chillarle y chillarle para que entrara en razón pero ella no quería escucharle y se hacía la tonta, le decía que se marchase que no debía estar allí pero Erick se negaba una y otra vez.Él quería protegerme, nunca quiere que me pase nada malo y realmente se preocupa por mí.Piensa que no soy aun lo bastante fuerte y que no sé usar mis habilidades como vampira.Él me enseña lo básico para protegerme de cualquiera que me ataque y por eso se preocupa que Rebecca intente matarme, ya que ella es más fuerte que yo.
-¡Por favor, basta, hablemos las cosas bien!
Rebecca cabreada empujó a Erick contra la mesa haciéndose que se rompiese la mesa.Rebecca cogió una de las patas de la mesa y le amenazó con hincarlo a Erick.
-No me hagas tener que matarte, cielo.Sabes que soy más fuerte que tú, no me hagas tener que repetírtelo de nuevo.
-Oh, ¿en serio? ¿esa es tú forma de solucionar las cosas? ¿Matándome?-Le dijo Erick echándose a reír a carcajadas.-Si me vas a matar hazlo, pero te aseguro que la que va a quedar mal aquí vas a ser tú.¿Qué vas a solucionar matándome? ¿Qué no aparezca más por aquí? Varías personas protegemos a tu hermana.Ella aún no sabe como controlar sus habilidades como vampira, su levitación, velocidad, tele-transportación, telepatía, lectura de mentes, ¡Todo! ha pasado solo un año y se ha tenido que alimentar de gente inocente mientras lloraba una y otra vez por que no quería seguir siendo así.Y ella sabe que si no se alimenta morirá, ella lo sabe y por eso me siento culpable de averla convertido en lo que es.Y, ¿qué es eso de qué tus padres no te aceptaron por ser así? saber perfectamente lo que te paso y cual es tu historia Rebecca, no le mientas con esto.
-Por favor, Rebecca, cuéntame por qué te marchaste...por favor...-Le dije acercándome a ella e intentando apartar la pata de madera de la mesa que tenía entre sus manos del cuerpo de Erick.
Rebecca sin responder a Erick ni a mí lanzó el palo de madera a la demás mesa rota.Se cruzó de brazos,se apartó un mechón de la cara y se lo colocó tras la oreja, con la voz entrecortada y nerviosa comenzó a hablar.
-No...No voy a matarte, Erick.Tampoco quería tener que hacerlo, pero te juro que como la próxima vez...
-Está bien, Rebecca, me alegra que no me hayas tenido que matar.-Le interrumpió Erick.-Ahora por favor te pido cuenta la verdad a Amy.
-Ya se lo dije, mis padres...
-Rebecca, la verdad.-Le volvió a interrumpir Erick.
-Está bien...
Suspiré asustada tras oír que me contaría la verdad de todo, del por que se marchó esa noche.
-Aquella noche de verano en la que tu eras muy pequeña, amy...-comenzó a hablar.-Estaba en un bar con una amiga y se nos acercó un chico que supuestamente era el primo de ella.Era muy hermoso, atractivo y la verdad me gustaba, él era mi tipo.Él era vampiro y yo no lo sabía y mi amiga también lo era y tampoco lo sabía.Comencemos a hablar y él era muy gracioso y ambos nos estábamos riendo.Mi amiga se fue y me dijo que nos dejaría solos para pasarlo mejor.Pero lo que yo no sabía era que él me tenía hipnotizada para seducirme...
Salimos del bar y el me cogió de la mano, me llevo a un callejón y comenzó a besarme.Yo me dejaba llevar, ya que el me tenía hipnotizado y no podía hacer nada por que me gustaba.Mientras me besaba bajó por mi cuello y me dijo: "Tienes un cuello realmente delicioso." Y bueno, acabó mordiéndome y convirtiéndome en vampira.Llegue a casa bastante cansada sin saber lo que había pasado era muy tarde y me acosté.Cuando pasó varios días y varias semanas supe que era vampira, mataba a gente inocente, no sentía pena por ellos ya que necesitaba alimentarme sino me moriría seca de sed.Cuando se lo conté   mamá y a papá se asustaron, se sorprendieron pero...
-¿¡Pero qué?'-Le dije intrigada.
-Pero me dijeron que no pasaba nada, sabían que había casos de vampiros pero que si yo era una de ellas no le importaba, me aceptarían.Ya que el abuelo era uno de ellos.Pero yo sabía que era un peligro para la familia...me alimentaba de gente, mataba por matar, se me volvió un vicio, y me gustaba alimentarme de gente casi siempre.Así que un día decidí marcharme.Me acerqué a ti te di un beso en la frente y te dije que todo esto se acabará, que no volveré a ser un peligro para vosotros así que te miré a los ojos fijamente y te borré la memoria.Me alejé, hice las maletas y me marché de casa.Mamá y papá me lo impedían hasta mamá me agarró del brazo entre lágrimas para que no me marchase pero yo la empujé sin querer, no quise empujarla, creeme...pero algo salió de mi que tube que hacerlo.Me marché corriendo pero me encontré al abuelo en una de las calles.Me preguntó que a donde iba y le dije que me marchaba de aquí para siempre, le conté que era vampira y lo que me pasó.Él también me lo impidió me dijo que no podía irme, que por favor no me marchase así pero no le hice caso y...
-Y lo mataste...-Le dije sorprendida.
-Exacto.Amy, si me marché fue para no haceros daño.
-Pero...pero ya sé la verdad, puedes volver a casa, puedes volver con nosotros de nuevo Rebecca.-Me dirigí a ella cogiéndole de las manos mientras le sonreía.
-¡No! ¡No puedo volver!-Me gritó ella.
-¿Pero porqué...? Yo también soy vampira y no pasa nada todo está bien.
-¡No voy a volver ni quiero volver! ¡Por favor marchaos! ¡Ya lo he contado todo así que marchaos!
-Pero Rebecca, por favor...
-¡MARCHAOS!-Nos gritó a mi y a Erick.
Ambos nos dirigimos a la puerta mientras yo entre lágrimas me giré y le dije:
-Que sepas que no he venido hasta aquí solo para escuchar tu historia.No me pienso rendir hasta conseguir la hermana que eras antes para mí.Tú no eres así, y lo sabes, saber perfectamente que deseas con toda tu alma regresar a casa solo que por orgullo no quieres admitirlo ni decir "Perdón por averme marchado" Y con todo esto te digo que no he llegado hasta aquí por esto,sino por volver a conseguir que seas como antes.Y te juro, te juro por mamá y papá que algún día lo conseguiré.Te juro que lo conseguiré.-Le dije mientras me quitaba las lágrimas disimuladamente.-Gracias por contarme la verdad, Rebecca.
Erick y yo nos marchemos de casa de Rebecca.El mayordomo de Rebecca se dirigió al salón y miró la mesa rota.
-Qué...¿Qué ha pasado señorita Rebecca?
-Nada, hay que tirar esta mesa.-dijo ella mientras se dirigió hacia su habitación.


Estaba oscureciendo mientras caminaba hasta el bar.Tenía que trabajar y la verdad se me hizo muy tarde con el tema de hablar con Rebecca.Cuando llegué me puse el delantal y la camiseta del trabajo.
-Hola Amy.-Me saludo Jared.
-Hola Jared.-Le salude en un tono apagado.
-¿Te ha pasado algo?
-No.
-Oh venga, se cuando estás mal, creo que ya te conozco lo suficiente para saber cuando estás mal.-Se rió.
-He tenido una discusión con mi hermana.
-¿La chica que entró esa noche al bar que te quedaste asombrada?
-Sí esa misma.
-¿Qué ha pasado?
-Ella cuando yo era pequeña se marchó por que era vampira y...
deje de hablar cuando de pronto empezó a darme un mareo y lo veía todo borroso.
-Hey, Amy, ¿estás bien?
-No... no me encuentro bien....
Seguía viendo todo borroso y el lugar me daba vueltas.Caí al suelo desmallada mientras la gente se sorprendió y se asustó.
-¡dios mio, Amy!-dijo Jared corriendo hacia a mi.-¡Amy! ¡Amy! ¡despierta!
-¡dios mio! ¿¡qué le ha pasado?!-Corrió Emily hacia a mi y Jared.
-¡Se ha desmallado de pronto, no se que le ha ocurrido dijo que no se encontraba bien! ¡Amy! ¡Reacciona!
Intentaban reanimarme mientras la gente del bar estaba alrededor de nosotros sorprendidos.Cuando logré despertarme vi a toda esa gente alrededor de mi.Me incorporé y levanté.
-Estoy...bien.Pueden volver a sentarse.-Les dije forzando una sonrisa.
-Vamos al sótano.-Me dijo Jared cogiéndome del brazo.-Tu y yo tenemos que hablar sobre esto señorita.-Me susurró.
Bajemos al sótano y me senté en una silla vieja que había.
-¿Cuantos días llevas sin alimentarte?-Me pregunto Jared.
-¿Por qué lo quieres saber?
-¡Amy, te me has desmayado en mitad del bar! ¿Quieres explicaciones?
-Llevo bastante días sin alimentarme...
-¿Como cuantos?
-Cerca de un mes...
-¡Maldita sea! ¿Quieres morirte?
-¡Puedo aguantar mucho más sin beber sangre! ¡No quiero beber más sangre!
-¡Pues tienes que hacerlo! ¡Eres vampira, Amy! ¡Y tienes que alimentarte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario