.

.
.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Granada, Granada, Spain
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?
Traductor
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

Comparte esto.♥

Compartir
"En la vida es imposible sufrir, pero el hecho de arriesgarse por la persona a la que amas, hace que el dolor, merezca la pena."

miércoles, 1 de enero de 2014

Entre cielo e infierno. Capítulo 09: Pelea de gatas.





"Kaiser", así se llamaba el supuesto tío de Nathan. No se podía creer que el hombre que estaba en frente de él, brindándole una sonrisa, era su tío. Definitivamente se había quedado anonadado. Natsuki le dijo que le iba a sorprender quién era la persona la cual quería hablar con Nathan, y definitivamente lo hizo. Por eso sentí que me resultaba familiar, pensó para sí.
El hombre que terminó de beberse esa bebida tan repugnante, se acercó a él, que estaba sentado en una de las sillas de la sala. Le hizo un gesto para que se levantase, éste se levantó sin dejar de mirarlo. Aún sorprendido. Kaiser le rodeó con su brazo por los hombros de éste, y sonrió. Con su mano derecha la cuál le había rodeado los hombros de éste, Kaiser apretó el hombro de Nathan y acto seguido le dio varias caricias.
—Diecinueve años, ¿eh? estás hecho todo un hombre.
—¿Realmente eres mi tío?—preguntó dudoso.
—¿Qué pasa? ¿Crees que miento?
—No, no es eso...
—¿Entonces?
—Es que me resulta increíble que seas mi tío. Ningún supuesto familiar mío se ha puesto nunca en contacto conmigo, tampoco creía que le interesase lo más mínimo, ya que me buscan para matarme. Y el hecho de que tú me hayas estado protegiendo tantos años me asombra.
—Tranquilo, me asombra hasta a mi, no eres el único.—rió.—Pero yo he de admitir que también he sido un poco cobarde: No te protegí lo suficiente, porque temía que me mataran a mi también. Es por eso que mande al demonio del puesto de Ramen a protegerte y cuidarte. Mira, sé que te resulta difícil de creer que los demonios no quieran matarte y te protejamos, pero nosotros aprendimos que esa regla es realmente estúpida, y que no debe estar prohibido tener relaciones con Ángeles y enamorarse, porque nadie elige de quién se enamora, y que donde haya verdadero amor es realmente todo lo que importa. Y parezco un cursi diciendo todo ésto, pero, es la verdad, ¿sabes?.
—Es justamente lo mismo que opino yo, y llevo opinando desde que era un crío.
—Y nunca cambies de opinión, chico.
—¿Sabes quienes fueron los que mataron a mis padres?